23 AÑOS COMPROMETIDOS CON LA REHABILITACIÓN INTEGRAL DE LA REGIÓN

Son ya 23 años los transcurridos desde la ocurrencia de la avalancha del río Páez en junio de 1994, desencadenada por un sismo de magnitud 6.4 en la escala de Richter, que afectó de manera importante a la región de Tierradentro, ubicada en los departamentos de Cauca y Huila. Un total de 1.100 personas murieron, 7.511 familias se vieron afectadas en el Cauca y 414 en el Huila, y 40.000 Has de tierras con su riqueza ecológica y faunística, fueron arrasadas.

Hoy, luego de poco más de dos décadas de esta primera avalancha, y cerca de una década después de la ocurrencia de la segunda, la de 2008, una de las más grandes con sus características en todo el mundo, Nasa Kiwe sigue trabajando en ese encargo misional de rehabilitar y reconstruir la zona afectada, con nuevas acciones encomendadas, contenidas en el Plan De Acción Específico del CONPES 3667 de 2010, que se orientan a reducir las condiciones de riesgo que enfrenta la población que reside en la cuenca del río Páez (Páez e Inzá en el departamento del Cauca; Nátaga, Tesalia, Paicol, Gigante, y La Plata, en el departamento del Huila), ligada a la reactivación del complejo volcánico Nevado del Huila; así como a avanzar en la recuperación social y económica de la zona afectada por el flujo de lodo de 2008, e igualmente a fortalecer la capacidad de respuesta de las comunidades y la institucionalidad en el territorio, ante futuros escenarios de emergencia por avalancha.

La Corporación ha venido liderando este propósito como coordinadora del CONPES 3667, contribuyendo de manera decidida y diligente en la gestión de recursos de cofinanciación, así como en el establecimiento de alianzas estratégicas e instancias de coordinación, que permitan financiar las acciones contempladas en el Plan Operativo, integrado al Plan Nacional de Desarrollo 2015-2018.

Acciones soportadas igualmente en la Ley 1523 de 2012 que aborda el complejo asunto de la Gestión del Riesgo, y en las más de dos décadas de labores ligadas a la asistencia y rehabilitación social y económica de las comunidades que habitan en la zona de influencia de la cuenca del río Páez que se materializan no solo en obras de infraestructura desarrolladas desde las áreas de Salud y Saneamiento Básico, Educación, Electrificación, Vivienda y Vías; también en acciones orientadas al Desarrollo Productivo y a la asistencia sicosocial; buscando que las comunidades no sólo vivan más seguras, también que generen apegos y encuentren oportunidades de desarrollo en los nuevos lugares que habitan.

Propiciamos condiciones que favorezcan la resiliencia de las comunidades -su capacidad de reponerse en circunstancias difíciles-, a través de la implementación del proceso de reasentamiento de familias en sitios seguros, del plan de reactivación económica para la región, del plan estratégico de vías PEVPAEZ; del Proyecto de Atención Sicosocial; la Estrategia de Divulgación y Comunicación para la Gestión del Riesgo de Desastres y todas las demás acciones emprendidas en materia de infraestructura.

En 2017, hemos avanzado en el fortalecimiento de las capacidades empresariales, productivas y comerciales de las asociaciones de productores rurales del área de influencia del CONPES 3667 de 2010, en los municipios de Inzá y Páez, y paralelamente se fortalece la seguridad alimentaria de las comunidades del municipio de Páez, implementando huertas escolares en cinco instituciones educativas; y estableciendo huertas familiares con las comunidades reasentadas en Aguacatico y Mesa de Togoima, entre otras.

En lo referente al reasentamiento integral de viviendas, se avanza en los procesos contractuales para la edificación de 11 viviendas en el municipio de Páez y 7 más en Inzá, previo a lo cual se aborda a la población beneficiaria desde el componente sico social para facilitar el asumir sus vidas en un nuevo lugar.

Las acciones contempladas por la Corporación Nasa Kiwe en materia vial, sobre el cañón del río Páez, diseñadas con el propósito de garantizar a las comunidades que habitan en este territorio, la conectividad y movilidad, y al tiempo, reducir la vulnerabilidad vial ante la amenaza de flujo de lodos y otros fenómenos naturales, avanzan de manera importante. En 2017 se vienen interviniendo las vías El Ramo – La Capilla – Pastales, San Luis- Ricaurte y las calles de los reasentamientos en Cohetando y Mesa de Togoima, como aporte necesario al mejoramiento de las condiciones de movilidad.

Redimensionar fuentes
Contraste