Que la costumbre no frene la prevención

Que la costumbre no frene la prevenciónMantenerse alerta y activos frente a cualquier cambio en el comportamiento actual del Volcán Nevado Huila, es la recomendación que se viene reiterando desde la Dirección de Gestión del Riesgo para la Prevención y Atención de Desastres, a los habitantes de las poblaciones vecinas al volcán y aquellas ubicadas en cercanías de la cuenca del río Páez y la subcuenca del río Símbola.

La alerta naranja puesta en conocimiento de las comunidades y de la opinión pública nacional por el Instituto Colombiano de Geología y Minería, INGEOMINAS, Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Popayán, obedece al comportamiento inestable del sistema volcánico que hace previsible la migración de la situación hacia escenarios diferentes, como una posible erupción en cuestión de días o semanas.

Hasta hoy se habla de la presencia de un domo -magma solidificado-, que está intentando salir, ayudado por la presión que ejercen de adentro hacia afuera del volcán los gases y el material que se encuentra bajo el domo. Este magma al entrar en contacto con aguas superficiales dentro del mismo volcán, ha venido produciendo una serie de pequeñas explosiones, que se traducen en la caída de ceniza y el olor a azufre en aquellas poblaciones cercanas al complejo volcánico.

Una situación que según manifiesta el ingeniero Carlos Eduardo Cardona del Grupo de Trabajo del INGEOMINAS en Popayán, debe aprender a manejar la comunidad antes, durante y después de la ocurrencia de estos episodios, teniendo en cuenta que es un comportamiento que puede ser recurrente mientras el volcán se encuentre en su actual nivel de actividad.

En este sentido la Corporación NASA KIWE, que ha venido acompañando el proceso de reconstrucción económica y social de esta región, enfrentada a un riesgo permanente por la presencia de la montaña nevada ahora activa, se mantiene atenta a las consultas de las comunidades y a la afectación que de momento pueda presentarse, con la disposición permanente a apoyar acciones emprendidas desde las administraciones municipales y el Sistema Nacional de Atención de Desastres.

¿Qué puede pasar?

La presencia de este domo que continúa creciendo, que pone en evidencia la existencia de flujos piroclásticos al interior del volcán, invita a los expertos a pensar igualmente en escenarios posibles:

– El primero de ellos, que ese magma que sigue creciendo, colapse al ser incapaz de sostener su peso en una ladera como la del volcán. Colapso que generaría flujos piroclásticos que podrían llegar a las partes altas del río Páez, pero que no revestirían mayor peligro para las poblaciones cercanas.

– El segundo, que el domo tape totalmente la salida de gases y se cree una sobrepresión que lleve a una erupción explosiva.

Esto complicaría la situación pues pueden generarse flujos de lodo, que las comunidades han experimentado ya.

Para ese momento lo ideal es que no haya comunidades habitando en las zonas aledañas a la cuenca de los ríos Páez y Símbola.

La razón, el tiempo de respuesta previsto, antes que los flujos de lodo lleguen a la Mesa de Caloto es de 8 minutos; mientras que para Belalcázar está calculado entre 20 y 25 minutos.

De momento, el volcán permanece monitoreado las 24 horas del día para poder registrar de manera continua la actividad sísmica que pueda alertar sobre una erupción inminente que obligue a pasar a alerta roja.

TIPO DE ALERTA
SIGNIFICADO
Alerta Verde
El volcán está activo y su comportamiento es estable.
Alerta Amarilla
El volcán tiene cambios en su comportamiento pero no genera riesgo de erupción.
Alerta Naranja
El volcán está muy activo y existe la posibilidad de que genere erupciones en el término de días o semanas.
Alerta Roja
El volcán evidencia que hay una erupción en curso o ésta es inminente en el transcurso de horas.

Aprenda a enfrentar la lluvia de cenizas

Antes:
– Permanezca atento a las comunicaciones de los organismos de socorro, prevención y atención de desastres para conocer las instrucciones sugeridas.
– Mantenga almacenados en su casa agua potable y alimentos para su familia y animales, de tal manera que estén disponibles en el momento de una evacuación.
– Cubra los depósitos de agua para evitar que se contaminen con la caída de cenizas.
– Mantenga un radio de pilas con usted para recibir instrucciones.
– Tenga a mano una linterna de pilas.

Durante:

– Respire a través de una tela humedecida en agua o vinagre.
– Proteja sus ojos cerrándolos tanto como sea posible.
– Cúbrase con un sombrero y ropas gruesas.
– No use carro, la ceniza oscurecerá todo y se pueden presentar accidentes.
– Si se encuentra a una distancia prudente del volcán, busque refugio bajo techo, y permanezca ahí mientras cesa el fenómeno.
– Limpie con frecuencia sus tejados, especialmente si tienen poca pendiente, pues pueden acumular cenizas y otros materiales que ocasionen su derrumbamiento.
– Aleje a los animales de las zonas cercanas a los ríos en donde ha caído ceniza.
– Se recomienda a las personas con problemas respiratorios, usar máscaras livianas para evitar inhalar partículas finas.

Icon

Comunicado de Prensa No.030 - Noviembre 06 de 2009 59.84 KB 0 descargas - 8 noviembre, 2009

...
    Redimensionar fuentes
    Contraste