‘Memorias del silencio’: la serie web del conflicto en el Cauca

Medio: Diario El Nuevo Liberal
Fecha: 23 08 2015

Este seriado animado recoge cuatro historias diferentes de actos violentos ocurridos en el Cauca. Durante 5 minutos y mediante la técnica de animación cuadro por cuadro y de dos dimensiones, se narran los dramáticos acontecimientos.

Por: Olga Portilla Dorado

‘Rogelio y el Pta’nz’ es el nombre del primer capítulo de la serie ‘Memorias del silencio’ realizada por el grupo ‘Tres60 audiovisual’. La producción de este, el primero de los cuatro capítulos de la serie, duró tres meses. Actualmente el proyecto está vinculado al Tecnoparque de Cali, donde al grupo realizador le brindan un acompañamiento tanto para el desarrollo de la serie, como para la consolidación del emprendimiento de innovación social de estos cuatro jóvenes.

Rogelio, un niño Paez, y su familia fueron víctimas de la guerra vivida en un territorio indígena del departamento del Cauca. Su historia es la protagonista del primer capítulo de la serie web ‘Memorias del silencio’, realizada por el grupo ‘Tres60 audiovisual’.

El proyecto de crear esta serie surge a partir de un trabajo académico de los estudiantes Dalila Molina, Sebastián Meléndez y Marcela Montilla del Programa Producción de Medios Audiovisuales Digitales, Sena regional Cauca. Debido a la gran aceptación de su propuesta, los jóvenes decidieron conformar el grupo ‘Tres60 audiovisual’, donde actualmente cuentan con la ayuda de otros talentosos profesionales: Juan Oviedo y Juan Carlos Lasso, encargados de la banda sonora de la serie.

“La entrega académica fue tan solo una idea sobre lo que queríamos desarrollar, el proyecto ahora tiene otras implicaciones y ha tenido la evolución necesaria para poder cumplir con los estándares de calidad y entrar en el mercado de animación”, comentan Dalila y Sebastián.

Además, agregan que gracias al trabajo de campo realizado por la antropóloga Dalila Molina y junto a las ideas creativas del diseñador de multimedia Sebastián Meléndez Cortés, en este primer corto titulado ‘Rogelio y el Pta’nz’, interpretaron cómo la guerra afectó a esta población indígena, y cómo ellos la enfrentaron desde sus costumbres y el uso de la no violencia.

“La historia de Rogelio un niño indígena Páez, se desarrolla en la época de insurrección guerrillera en 1964. Rogelio vive con su familia (abuelos y hermana) en un resguardo cerca de Río Chiquito, límites entre el Cauca y Huila. Rogelio es víctima de la guerra que llega a su comunidad y a través de la reafirmación cultural logra espantar, lo que denomina el sucio, el Pta’nz”, añaden los creadores de la serie.

Al igual que con la historia de Rogelio, los otros tres acontecimientos también se narran en 5 minutos. Historias originadas en distintos contextos espacio-temporales que tienen como hilo conductor el terror y la marcación de la guerra en la vida de las víctimas. Las historias cuentan con otros recursos visuales y sonoros, además de la incorporación de la literatura y las artes para representar los sentimientos de las víctimas.

‘Memorias del silencio’ surgió con el objetivo de visibilizar de una manera “no amarillista” algunos hechos del conflicto armado ocurridos en el Cauca como: la masacre en Páez del año 1952, la insurrección guerrillera en los municipios de Páez e Inzá en 1964, la vinculación del movimiento armado campesino con las AUC en el corregimiento de Ortega municipio de Cajibío en 1990, y el recrudecimiento paramilitar en el Alto Naya en el 2001.

“Son historias que han quedado silenciadas y olvidadas por la naturalización de la guerra, o porque en este país no se pueden contar. Todas las historias tienen como eje transversal el conflicto armado, actualmente estamos adelantando la preproducción, la investigación de las otras historias que integran diferentes poblaciones y épocas”, comentan los integrantes del grupo ‘Tres60 audiovisual’.

Para ellos, este seriado “pretende contribuir en el actual proceso de paz, donde se hace necesario el esclarecimiento de los hechos, la reflexión de la historia y la dignificación de las víctimas” objetivos cumplidos por esta obra –hasta ahora con el primer capítulo- a través de su carácter crítico desde la apuesta estética y argumental.

“La mayoría de las víctimas no desean mostrar su rostro, pero cuando les propones que se realizará por medio de la simbología de unos personajes, ellos acceden a contar su historia”, comenta Sebastián Meléndez. Y es que la animación da la oportunidad de representar la parte psicológica de las víctimas, traer el dolor y horror de la guerra de una forma artística y sin poner en riesgo la integridad de sus protagonistas.

Modelando historias, haciendo memoria

Desde el año pasado empezó la travesía por crear un proyecto que visibilizara de una forma diferente este tipo de historias que han quedado en el olvido o en el dolor de los recuerdos de sus víctimas. Ya en 2015 y durante tres meses, estos jóvenes llevaron a cabo una investigación no solo de las historias, sino también sobre el manejo de materiales para la creación de los personajes, escoger el apropiado e irlos moldeando, crear los escenarios y el ambiente para finalmente producir el video.

“Al ser un seriado animado, permite no sólo la documentación de eventos o hechos reales, sino también la recreación del mundo emocional de quienes los experimentan. El uso de la animación permite recrear una mezcla entre lo real y lo imaginado. La integración entre el género, la técnica cuadro por cuadro y animación 2d se articulan para tratar estos temas de violencia”, señalan estos realizadores caucanos.

Se destacan recursos audiovisuales como el diseño y la estética que tienen como referentes del expresionismo alemán del siglo XIX. “La idea es enfatizar en la construcción de escenarios y personajes utilizando la distorsión de los espacios que no tienen profundidad real, acompañado de siluetas sombras oscuras y deformes para generar la tensión, especialmente en los puntos dramáticos de las historias”, comenta Sebastián. Además agrega que se “dará un papel fundamental a la voz superpuesta, como parte de la narración de los hechos, la voz en el relato de los hechos de terror de la violencia debe tener una entonación baja, que nos remita a lo innombrable”, complementada con efectos sonoros y musicalización.

Finalmente los realizadores destacan la responsabilidad social que sienten al hacer este proyecto, además señalan la importancia de que en el Cauca se apoyen y respalden este tipo de iniciativas para que pasen de estar en el papel a hacerse realidad y así generar un impacto y trascendencia a nivel nacional e internacional.

Redimensionar fuentes
Contraste