DISTRITO DE RIEGO TESALIA-PAICOL, UN ‘SUEÑO’ DE 50 AÑOS DE ESPERA

Inicio » Bitácora de Prensa » Bitácora de Prensa 2016 » Abril – Junio de 2016 » DISTRITO DE RIEGO TESALIA-PAICOL, UN ‘SUEÑO’ DE 50 AÑOS DE ESPERA

Medio: Diario del Huila
Fecha: 13 06 2016

DIARIO DEL HUILA recorrió las obras del Distrito de Riego Tesalia-Paicol. El proyecto tiene un avance entre el 60% y 70%. Se espera que a finales de este año terminen los trabajos para que los beneficiarios implementen sus proyectos productivos en arroz, ganadería, cacao, maíz y piscicultura. Primera parte.

Si como dijo el alcalde de Tesalia, Fabio Ramírez, el distrito de riego Tesalia-Paicol lo han anhelado sus pobladores por más de cinco décadas, esta será la oportunidad de hacer historia y materializar una obra que podría convertir al occidente del Huila en un polo de desarrollo agroindustrial.

A pesar de las dificultades que afrontaron desde 2009 los beneficiarios del proyecto por los incumplimientos del anterior encargado de la construcción de esta infraestructura (Consorcio Interriego), hoy en día los avances están en un rango de 60%-70% y se espera que a finales de 2016 ya esté en pleno funcionamiento.

El Consorcio Interriego, del que hacían parte H&H Arquitectura S. A. (en donde tenía capital y participación el Grupo Nule) y Mondragón Soluciones S. L. – Sucursal Colombia, dejó los trabajos a medio terminar debido a dificultades económicas. El primer integrante, radicó en su momento una solicitud ante la Superintendencia de Sociedades para ser admitida en la Ley de Quiebras.

Una obra agotada

Sin embargo, ese no fue el único desafío que tuvieron que asumir los futuros beneficiarios del distrito. En diálogo con DIARIO DEL HUILA, el exgerente del Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder), Rey Ariel Borbón Ardila, afirmó que cuando llegó al cargo esa obra fue encontrada prácticamente agotada.

“Era un proyecto que no avanzaba. Las ejecuciones eran realmente mínimas y una empresa totalmente desfinanciada. Eso no garantizaba que la obra fuera a concluirse. Por eso tomamos la decisión de liquidar ese contrato”, añadió.

En su momento hubo reuniones y promesas por parte de Interriego con la entonces gobernadora del Huila, Cielo González Villa, y con los alcaldes de los municipios del área de influencia para ponerse al día con las obras y entregar a tiempo el distrito de riego, pero nunca se cumplieron.

Borbón Ardila recordó que los avances físicos, en comparación de los temas financieros, estaban totalmente desbalanceados. “El avance físico estaba en alrededor del 45% y el financiero en el 70% aproximadamente. La empresa estaba completamente desfinanciada”.

Anotó que toda esa cantidad de adiciones que hubo en su momento se pusieron en conocimiento de las autoridades y lo último que hizo el Instituto fue entablar una demanda para la recuperación de los dineros, que hoy en día está valorada en $46.000 millones.

“Esa demanda fue instaurada ante el Tribunal Administrativo del Huila y la gestión de la administración anterior y de la gerencia actual (en proceso de liquidación) está haciendo todo lo posible para la recuperación de esos recursos. Ese dinero se debe recuperar a nombre del gobierno colombiano”, sostuvo.

Nuevos contratistas

El 15 de enero del año pasado, el Incoder llevó a cabo una socialización de la última fase del Distrito de Riego Tesalia-Paicol, la cual se realizó en la Institución Educativa El Rosario, de Tesalia (Huila).

En ese escenario se hizo la presentación de los nuevos contratistas: Unión Temporal Tesalia 2014. Ellos serían los encargados de terminar la construcción de esta infraestructura y la interventoría quedó a cargo del Consorcio Tesalia 2014.

Los dos contratos, el de obra y el de interventoría, sumaron más de $85.000 millones a cargo del Instituto para la culminación del distrito de adecuación. “Lo más importante es que con el apoyo del ministro de Hacienda, el de Agricultura y el presidente Juan Manuel Santos, conseguimos los recursos suficientes para terminar esta obra”, dijo Rey Ariel Borbón a esta Casa Editorial.

El proyecto de adecuación de tierras Tesalia-Paicol se encuentra ubicado en la cuenca alta del río Magdalena y en la sub cuenca del Río Páez, en el Huila, y tiene un área de influencia directa en jurisdicción de los municipios de Tesalia, Paicol, Nátaga y el municipio de Páez en Cauca.

El área del proyecto, localizada a 110 km al sur de Neiva, tiene una extensión de 3823 hectáreas aprovechables para el desarrollo de agricultura y beneficia entre 250 y 300 familias del área de influencia.

Recorrido por la zona

DIARIO DEL HUILA recorrió el proyecto y conoció de primera mano el trabajo que se está llevando a cabo en una de las zonas más difíciles: El Infierno. Se llama así no solo por el inclemente calor que azota a sus pobladores y a los trabajadores de la Unión Temporal, sino por un afluente del mismo nombre.

El ingeniero Álex Arciniegas, director de la obra, explicó que el distrito de riego se compone de una captación que está ubicada en los límites entre Cauca y Huila, en el Río Negro de Narváez. “Allá ya ejecutamos las obras en un 100 por ciento, hay unas adicionales que están en revisión para próxima ejecución y ahí hay un tramo de flujo libre y otro de flujo a presión que está comprendido por 12 kilómetros”.

Aseguró que la parte más compleja del proyecto que está en ejecución es la denominada El Infierno, una zona montañosa y agreste muy calurosa. “En avance solo nos hace falta 1 kilómetro + 200 metros para llegar al otro lado y empezar la instalación de tubería para empezar la captación con la cámara de presurización”.

“Después de la cámara de presurización el sistema se subdivide para los respectivos ramales y canales: dos canales principales (C1 y C2) y dos tuberías principales (T1 y T2). En este momento están en ejecución con más de 17 frentes de obra”, destacó.

Al ser consultado por el porcentaje de avance de las obras, afirmó que ellos lo miden en costos. “El proyecto fue contratado por más de $80.000 millones y en ejecución ya llevamos $51.000. Es decir que estamos en más del 50 por ciento de lo que fuimos contratados. Yo diría que entre un 60% o 70%”.

El trabajo en El Infierno se extenderá por dos meses, máximo tres. En toda la obra del Distrito de Riego Tesalia-Paicol hay 232 personas contratadas, sin incluir subcontratistas de actividades especializadas.

Ganar la confianza de la gente

Otra de las áreas complejas de esta infraestructura es el trabajo predial. Con la desconfianza que generó el Consorcio Interriego y sus socios, muchos de los pobladores son reacios a firmar los pagarés y las actas de compromiso para quedar incluidos como beneficiarios.

Juan Ramón Vargas, ingeniero agrícola y coordinador del Área Técnica Predial del proyecto, dijo que en enero empezaron el proceso de toda la actualización de los predios beneficiarios del distrito.

“Arrancamos de una base que fue con la que diseñaron este distrito, que son 3823,55 hectáreas. Ese fue el área con la que el distrito fue diseñado. Son 3,5 metros cúbicos por segundo los que se toman en la bocatoma y mediante cuatro sistemas de distribución son los que benefician el distrito”, aseveró.

De esos, tres sistemas de distribución, que son dos canales y una tubería de presión, están en la zona de Tesalia y una tubería principal para el municipio de Paicol. Del área total del distrito de riego, 1000 son para Paicol y el resto para Tesalia.

“Cuando iniciamos este proceso, arrancamos en Paicol con la identificación de dónde se encontraban los predios que en 2006, cuando diseñaron el distrito, los habían identificado como beneficiarios. Entonces lo que nosotros estamos haciendo es, primero, una identificación en físico del predio, de su estado actual, de la cantidad de cultivos que el propietario tiene, de las proyecciones del propietario cuando tenga su cultivo. Algo que es necesario tener en cuenta es que los únicos beneficiarios de este distrito son los que tienen actividad agropecuaria”, aseguró.

Explicó, además, que el concepto de que se va a dar agua a la vivienda como tal para uso de consumo, no está estipulado, porque el líquido que viene es para la actividad agrícola. “Hasta el momento hemos identificado unas 2900 hectáreas en unos 350 predios. Llevamos un 70 por ciento de la identificación”.

Otro proceso que están haciendo es la actualización de pagarés y actas de compromisos, que es todo el formalismo que tiene el Incoder (en liquidación) para que el distrito entre en funcionamiento.

Sobre los proyectos productivos identificados, el coordinador del Área Técnica Predial del proyecto, afirmó que el distrito se puede partir en dos focos importantes: uno, es que entre Paicol y Tesalia todos los que vienen de procesos de parcelación, tienen sus fincas con cultivos de arroz, es decir que la gran mayoría de beneficiarios del distrito son arroceros. Eso equivale a un 60% del área. Un 30% utilizan sus parcelas en actividades de ganadería y el resto en cacao, maíz y piscicultura.

Reconoció que una de las dificultades que hemos tenido es la identificación del área. “En unas semanas ya habremos recorrido el área totalmente, ya en el establecimiento de los beneficiarios del distrito hemos tenido problemas con la firma de los pagarés debido a los problemas que se tuvieron anteriormente”.

“Sin embargo, nosotros lo que hemos hecho es ganarnos la confianza de la gente y cumplirles. Estamos haciendo un trabajo detallado en campo, pero dependemos del avance en la firma de los pagarés para avanzar más”, concluyó.

Ir al contenido